En los últimos diez años, los responsables marketing se han concentrado primero en las estrategias de contenido, después en las campañas de influencia. Hoy entendemos que la simbiosis de ambos ofrece el mejor resultado en una estrategia omnicanal. Si no te parece claro entonces lee lo siguiente.

Definición de confluencia: el encuentro del contenido y de la influencia

Dale la bienvenida al marketing de confluencia, una palabra muy bonita, ¿no te parece? ¿Pero qué significa? El término no es nuevo, de hecho lo puedes encontrar en el diccionario:

Confluencia =unión.
Encuentro de dos o más elementos.

En marketing, representa el encuentro del contenido y de la influencia, lo que es muy pertinente ya que el concepto también es la contracción de ambos términos.

El marketing de confluencia mezcla el mejor de ambos mundos para aumentar el alcance, generar backlinks, aumentar el tráfico hacia tu web e incrementar las conversiones. ¡Y sí, nada más que eso!

Una respuesta a la infobesidad para que no pases desapercibido

Tan simples eran los primeros días del marketing de contenido. Era suficiente producir un artículo bonito (con algunas palabras clave) para aparecer en buena posición en los resultados de búsqueda, o también una infografía simpática para invadir los feeds en Linkedin.

Las pantallas se han multiplicado y la información es disponible de forma masiva, así que puede ser difícil para tu cliente encontrar tu contenido o descifrarlo. (Crédito foto : Tookapic, Pexels)

¡Esta época ya ha terminado! Crear contenido todavía es indispensable, pero en esta época de infobesidad, donde la oferta de contenido es amplia, puede caer en el olvido sin que nadie lo note. Por eso es importante promocionar bien el contenido creado. ¿Cuál es la mejor manera de hacerlo? Con influencers por supuesto.

Una respuesta al proceso de compra de los consumidores conectados

Ahora, los consumidores tienen acceso a más informaciones que antes. Gracias a Internet, pueden hacer sus propias búsquedas, comparar datos, precios, condiciones de venta, y toman en cuenta las opiniones de los consumidores… ¡Y de los líderes de opinión! En un estudio dirigido por Nielsen en 2014, los consumidores decían confiar en:

  • los contenidos «con autoridad» (expertos, periodistas, influencers) en un 51%,
  • los contenidos de marca en un 27%,
  • los contenidos publicitarios en un 22%.

Además, los compradores intercambian sobre sus propias experiencias de producto, comparten sus opiniones personales, publican sus recomendaciones, así que se convierten ellos mismos en vectores de influencia.

Los responsables de marketing han perdido su influencia en cuanto al proceso de compra. Si quieren volver a tener un poco, deben existir en los canales que usan sus clientes para tomar decisiones. Colaborando con influencers, pueden volver a tener un poco de impacto en la etapa de “consideración”, la etapa anterior a la compra. En definitiva, las marcas compiten por la atención de los compradores, ¡lo más importante de todo!

Obtener o conservar la atención de los internautas es la obsesión de las empresas de la Silicon Valley. (Crédito foto : Victoria Heath, Unsplash)

Pero sería un error pensar que la experiencia cliente deja de ser importante después de la compra. Vienen enseguida las etapas de satisfacción, retención y recomendación. Las marcas deben acompañar al cliente para estas etapas también, sobre todo con la última, ya que se convierte en un influencer, más o menos fuerte según su huella social. Si la marca confía en su producto, debe vigilar los comentarios positivos para encontrar nuevos embajadores, por ejemplo.

Una nueva manera de planificar el contenido

No es necesario contratar a expertos, o proveer discursos preparados a los influencers: no funciona para nada. En lugar de eso, las marcas deben entrar en un verdadero proceso de colaboración con los creadores de contenido. Es lo más importante de la estrategia de confluencia.

La creatividad no se debe encontrar solamente por parte del influencer. ¡En todo caso, lo puedes ayudar en el proceso! (Crédito foto : Brooke Lark, Unsplash)

Todo empieza vigilando y escuchando. Puedes aprender mucho sólo escuchando a tus clientes y los influencers de tu sector. Después te puedes inspirar (¡pero no copiar!), usar los mismos hashtags y empezar conversaciones con ellos. Antes de colaborar de manera más profunda, te tienen que notar, encontrar simpático, incluso admirar. Para eso, Red Bull es el maestro absoluto, pero otras marcas adoptan de forma progresiva la estrategia de confluencia creando colaboraciones con micro influencers.

Un contenido más humano, centrado en las intenciones del cliente potencial

Un contenido corporate es el error más común de las empresas. Gastan presupuesto en un contenido que tiene pocas probabilidades de lucir acerca de sus clientes potenciales. Los blogueros influyentes sí que saben comunicar de manera auténtica y humana. ¡Así encontraron el éxito!

Un influencer te puede obligar a salir de tu territorio de marca, permitiéndote entonces explorar nuevos horizontes… ¿Y nuevos clientes? (Crédito foto : Brooke Lark, Unsplash)

Dejando que ellos redacten el contenido, por ejemplo un artículo patrocinado, te asegurar un mayor interés por parte de los clientes potenciales. Además, no subestimes nunca las ventajas para tu estrategia SEO. Crear un contenido humano publicado por los influencers es bueno del punto de vista de los robots de Google. Los algoritmos de búsqueda no indexan un sitio web para que se vuelva popular, lo indexan porque ya es popular, o sea un sitio web con un contenido reconocido que genera backlinks.

¿Qué piensas tú de la estrategia de confluencia? ¿Es más pertinente colaborar con influencers o dejarles crear tu contenido de forma autónoma? No es tan fácil responder, sobre todo porque depende de tu sector. Pero la confluencia parece ser la estrategia más adecuada para el marketing actual. ¡Vamos a publicar otros artículos sobre este tema, así que quédate atento!