Tener un blog es una actividad que ocupa mucho tiempo y energía, además de generar gastos relacionados con el alojamiento web. Por eso es legítimo buscar la manera de compensar su inversión, o incluso ganar un poco de dinero. Bonita ambición, sólo queda concretizarla. Lo primero que viene a la cabeza es la publicidad. Poner uno o dos banners de publicidad en el sitio web y mirar los ingresos entrar. Bueno, no es tan simple. De hecho, puede ser muy contra productivo. Te explicamos.

El fenómeno adblock

Seamos directos: hay que tener un tráfico enorme para que los ingresos publicitarios sean interesantes. La agencia más importante, Google AdSense, te pagará quizás 0,50€ el clic. Eso depende del tema de tu blog pero es una media bastante optimista (si, podría ser menos). Después, tomando una tasa de clic de un 0,1%, es decir un visitante de cada 1000 que hace clic en tu banner, el cálculo es rápido y doloroso. Con 1000 visitantes únicos por día, generas un solo clic, o sea una ganancia de 0,50€. Por mes, alcanzarías unos… 15€. Suficiente para pagar tu próxima salida al McDonald’s (con postre), pero no mucho más.

Incluso con un tráfico interesante, es poco probable que los ingresos publicitarios compensen los gastos de gestión de tu blog, como el dominio y el alojamiento. (Crédito fotografía: Rawpixel, Pexels)

10000 visitantes únicos por día? Ya estás considerado como un experto de tu sector, tu blog es ineludible. Los ingresos publicitarios alcanzan 150€. Es poco, pero en realidad sigue siendo optimista. En efecto este cálculo era válido hace unos años. Pero se ha generalizado el uso de bloqueadores de publicidad. El 30% de tu tráfico tiene AdBlock Plus o una herramienta parecida. Significa que sólo estás monetizando el 70% de tu tráfico. Esto reduce aun más tus ingresos publicitarios.

Priorizar la experiencia del usuario

Bueno, te queda el 70% de tu tráfico para monetizar. ¿Pero quién ha hablado de un solo banner? Hay lugar para tres: abajo, a la izquierda, a la derecha. Y si sólo te hace ganar 50 euros, mejor que nada, ¿no? Con eso pagarás el alojamiento, cuyo coste sigue subiendo. Pero si este banner te trae unos euros, también puede cambiar mucho la estética de tu blog. Algunos internautas odian la publicidad. Más cuando se trata de retargeting. 8 de cada 10 franceses declaran “odiar” los banners de publicidad. Estás tomando el riesgo de perder algunos visitantes fieles con la esperanza de ganar un poco de dinero. ¿Entonces, vale la pena el juego? Tú decides. Pero matemáticamente, sigue reduciendo el potencial de tu tráfico.

Este internauta acaba de llegar en tu blog. ¡Y ya está cansado de los banners de publicidad! (Crédito fotografía: Ti Gouw, Pexels)

¿Ya te has dado cuenta también que un banner es una verdadera puerta de salida? ¡Como si una tienda tuviera un cartel de salida hacia el negocio de al lado! En todo caso, desconcentra el lector de tu propio contenido. ¡Qué estrategia más rara!

El impacto en el tiempo de carga

Sabes que un 47% de los internautas esperan un tiempo de carga de una página web de menos de dos segundos. Si su sitio web no se carga en menos de tres segundos, un 40% de los internautas vuelven atrás (fuente: Akamai.com). El tiempo vale oro, y los internautas, y los Millenials sobre todo, son muy impacientes.

Está probado (artículo en inglés) que un banner de publicidad Adsense ralentiza la visualización de tu sitio web. Los widgets para compartir (Facebook, Twitter, etc.) también pero son indispensables.

¿Tu sitio web tarda en cargarse? ¡Cuidado, una velocidad de visualización demasiado lenta impide a muchos internautas seguir la visita! (Crédito fotografía : Chris Liverani, Unsplash)

Si este banner significa tener medio segundo más de carga, puede tener efecto negativo a largo plazo en tu tráfico. ¡Ya son muchos argumentos en contra de esta pequeño y tan inocente banner! Y no hemos terminado.

Pensar «mobile friendly»

Una experiencia de usuario deteriorada, un retraso del tiempo de carga: si estas razones son válidas para un ordenador, ¡lo son aún más para un móvil! El tamaño pequeño de la pantalla hace que un banner sea aun más intrusivo (y desagradable porque muchas veces imposible de leer). La conexión en 3G/4G significa una velocidad menor, entonces el más mínimo retraso de carga puede tener proporciones molestas. En cuanto los bloqueadores de publicidad, se están desarrollando en los móviles: en Francia, un 20% de los usuarios móviles tienen uno.

Los Millenials prefieren navegar desde un smartphone. ¡Cuidado con optimizar la experiencia móvil de su blog! (Crédito fotografía : Bruce Mars, Pexels)

Si haces el esfuerzo de proponer un diseño responsive, adaptado a las pantallas más pequeñas, no arruines todo con un banner de publicidad antiestético. Sobre todo si tu audiencia es bastante joven (y esencialmente móvil).

Priorizar los métodos no intrusivos

¿Sólo queda escribir un blog porque te apasiona, sin poder generar ganancias? La respuesta es no. Existen otras maneras mucho más prudentes de monetizar tu tráfico, sobre todo:

  • Vender el acceso a tus contenidos,
  • La afiliación sin intermediarios,
  • El aporte de leads para las marcas,
  • Las plataformas de artículos patrocinados como getfluence.com